Division of Agriculture and Natural Resources
Division of Agriculture and Natural Resources
Division of Agriculture and Natural Resources
University of California
Division of Agriculture and Natural Resources

ESPAÑOL

Agricultura para toda la vida: tema de la Semana Nacional de la Agricultura

In English.

¿Cómo celebra usted en su vida la agricultura estadounidense? Antes de la Semana Nacional de la Agricultura, celebrada del 19 al 25 de marzo y el Día Nacional de la Agricultura, el 21 del mismo mes, los estudiantes del tercer grado del Valle Central “aprendieron con una lechuga” cómo llevar más agricultura a sus vidas. El Centro de Extensión e Investigación de UC Kearney ofrece una actividad para plantar lechugas todos los años Durante el Día de la Granja y Nutrición, en los condados de Fresno y Kings County, alrededor de la misma fecha en que se celebra la Semana Nacional de la Agricultura.

La Semana Nacional de la Agricultura y el Día Nacional de la Agricultura celebran a los productores de alimentos, fibra y combustible y sus importantes contribuciones a nuestras vidas.
Varios voluntarios disfrutan asistiendo a cada estudiante a obtener su semillero para un buen inicio.

Los estudiantes, con la ayuda de voluntarios, aprendieron cómo sembrar pequeñas plántulas de lechugas en una maceta con tierra saludable para llevarse a casa y trasplantar más tarde. Además de ayudar a los niños a entender la relación entre sus alimentos y la agricultura. La plantación de lechugas les ofreció una experiencia práctica acerca de sembrar alimentos saludables y nutritivos en casa.

Estudiantes del tercer grado de la primaria Fremont se unieron a sus compañeros de clases, durante el Día de la Granja y Nutrición celebrado el año pasado.
Julie Sievert y Laura Van Der Staay prepararon una lección para enseñar a los estudiantes acerca de las partes de la planta y lo que se necesita para producir nuestros alimentos.

La Semana Nacional de la Agricultura representa un esfuerzo nacional coordinado del Consejo Nacional de la Agricultura para difundir la historia vital de la agricultura estadounidense y recordar a los ciudadanos que la agricultura es parte de todos nosotros. El Día Nacional de la Agricultura insta a todos los estadounidenses a:

• Entender la forma en la que los alimentos y productos de fibra son producidos.
• Apreciar el papel que la agricultura juega en la tarea de proveer productos seguros, abundantes y costeables.
• Valorar el papel esencial de la agricultura en el mantenimiento de una economía fuerte.
• Reconocer y considerar las oportunidades profesionales en las industrias de la agricultura, alimentos y fibra.

El director de Kearney, Jeff Dahlberg, fue entrevistado sobre los programas de educación para la comunidad que se ofrece el Centro de Extensión e Investigación de UC Kearney.

Cada granjero estadounidense alimenta a alrededor de 144 personas. Conforme la población mundial se incrementa, existe una mayor demanda de alimentos, fibra y recursos renovables que son producidos en Estados Unidos. La agricultura es la principal exportación de esta nación y es increíblemente importante para sustentar una economía saludable. Por ello la Semana Nacional de la Agricultura es el momento ideal para reflexionar y agradecer al sector agrícola estadounidense por ello.

Con los semilleros de lechuga en mano, los felices jardineros se preparaban para continuar con el aprendizaje en casa.
Los estudiantes del Valle Central esperaban entusiasmados en la línea para empezar a plantar sus lechugas.
Posted on Monday, March 27, 2017 at 12:34 PM

Disfrute sus árboles de nogal: los científicos le ayudarán a cumplir con las nuevas regulaciones

Los cultivadores de nogales de California tendrán que cumplir muy pronto con los nuevos requisitos del Reglamento de Frutas y Verduras Seguras.  La Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria (2011 Food Safety Modernization Act) conocida por sus siglas en inglés como FSMA, establece nuevas obligaciones sobre los análisis de agua para la agricultura.

Con el propósito de ayudar a los agricultores a cumplir con los nuevos requisitos, los investigadores y asesores de la Universidad de California están llevando a cabo seminarios para compartir la información acerca de los requerimientos del agua agrícola y los métodos apropiados para tomar las muestras de agua.

Si bien el riego por irrigación o rocío no es por lo general una fuente de contaminación, si es un vehículo conductor de patógenos dañinos para los humanos, especialmente en las frutas y verduras porque se consumen crudas; y por esto, el agua para agricultura fue incluida como parte de la nueva regulación.

La oficina de Extensión Cooperativa de la UC en el condado de Yolo fue la sede de las primeras sesiones informativas para los cultivadores y productores de nueces. Una ubicación ideal, pues las fértiles tierras de los valles de San Joaquín y Sacramento son el hogar de la industria nogalera más grande de los Estados Unidos. Algunas nueces también son cultivadas en las regiones del valle y las laderas de la sierra.

Una almendra emerge de un fruto seco. Fotografía por: Melissa L. Partyka)

Buenas noticias para los consumidores de nueces

Las nuevas regulaciones y el enfoque en las prácticas de seguridad alimentaria, particularmente dentro de la industria nogalera, es motivo de gran interés debido a la demanda de las nutritivas y deliciosas nueces. Yo misma, soy una gran consumidora. Mi día empieza con un pan tostado con mantequilla de almendra. A ello le siguen una botana de un puñado de nueces de castilla crudas y dátiles. Y claro pistachos rostizados como bocadillo salado.

Es una suerte que alguien que está loco por las nueces pueda vivir en California. Es el primer productor de nueces de castilla, almendras y pistachos en el país. California produce el 80 por ciento de las almendras de todo el mundo. Aquí producimos un millón de toneladas de almendras al año, seguidas por las nueces de castilla con cerca de medio millón y los pistachos con un cuarto de millón.

El Departamento de Alimentos y Agricultura de California reporta que el principal producto agrícola de exportación del estado durante el 2015, en cuanto a valor, fueron las almendras (5,140 millones de dólares), seguidas por los productos lácteos (1,630 millones de dólares), nueces de castilla (1,490 millones de dólares), vino de mesa (1,480 millones de dólares) y pistachos (848 millones de dólares).

 

La cosecha de almendras en el Valle Central de California. (Fotografía por: Melissa L. Partyka)

Melissa L. Partyka, una ecologista de Instituto Western para la Seguridad Alimentaria de la UC Davis (Western Institute for Food Safety and Security, conocido por sus siglas en inglés como WIFSS) y Ronald F. Bond, investigador de la calidad del agua y coordinador de campo de WIFSS, están involucrando a los cultivadores locales en los temas de seguridad alimentaria y entrenándolos no sólo sobre estas regulaciones sino además sobre cómo mejorar la calidad del agua.

Partyka y Bond son parte del personal de la Extensión de Veterinaria de la División de Agricultura y Recursos Naturales (UC Agriculture and Natural Resources' Vet Med Extension) y del Laboratorio Atwill para Enfermedades Zoonóticas Transmitidas a través del Agua y Alimentos (Atwill Water and Foodborne Zoonotic Disease Laboratory) dirigido por el especialista de Extensión Cooperativa de la UC, Rob Atwill, quien es además director de WIFSS.

Los expertos están afiliados al Centro del Oeste para la Seguridad Alimentaria (Western Center for Food Safety), un Centro de Excelencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos y están ayudando a los agricultores a desglosar las regulaciones, las cuales pueden resultar un poco abrumadoras para quienes no tienen experiencia.

El agua para la agricultura, de acuerdo con FSMA, es la que se usa para regar, tratar, cosechar y lavar los productos o equipo en una granja.

A los cultivadores se les requiere hacer pruebas del agua si:

  • Entra en contacto con las porciones cosechables del producto
  • Se utiliza para limpiar el equipo para cosechar
  • Se usa para mezclar pesticidas/fungicidas que se aplican a los productos
  • La cuadrilla de recolección la usa para lavarse las manos

A partir de enero del 2016 los cultivadores tendrán de dos a cuatro años (dependiendo del tamaño de la granja) para cumplir con la mayoría de los componentes de la Regla de Frutas y Verduras Seguras. Básicamente, en cuanto más grande es la producción, mayor el riesgo para el consumidor. Es frecuente que las muestras de un cultivador dependan de la fuente de agua. El agua de pozo requiere de cuatro muestras iniciales seguidas de una muestra anual. El agua superficial requiere de veinte muestras iniciales, seguidas de cinco muestras anuales.

Las muestras de agua deben ser tomadas tan cercanas a la cosecha como sea práctico. Durante una temporada larga de cosecha, las muestras pueden escalonarse. En las temporadas cortas de cosecha, las muestras deben recogerse más cerca una de la otra y en temporadas de cosechas múltiples, las muestran deben recogerse cercanas a cada cosecha si el agua proviene de la misma fuente.

Extensión Cooperativa de la UC planea ofrecer un taller de un día para finales de junio. Esté al pendiente sobre el anuncio acerca del día, hora y lugar en los siguientes sitios Web www.wcfs.ucdavis.edu, http://ucanr.edu, www.wifss.ucdavis.edu.

Posted on Monday, March 20, 2017 at 3:22 PM
  • Author: Chris M Brunner. Adaptado al español por Leticia Irigoyen.

Empiece a sembrar sus vegetales de primavera y verano

In English.

Empiece con el pie derecho su huerto de primavera-verano. Inicie ya el cultivo de plantas de semillero en el interior para tenerlas listas para trasplantar en el suelo cuando el clima se ponga más cálido y no exista más la amenaza de una helada. Cultivar verduras a partir de semillas es una pasión para muchos ávidos jardineros, pero hasta un jardinero novicio puede divertirse y tener éxito con un poco de planeación y esfuerzo.

Las plantas de semillero pequeñas requieren de una atención regular en un ambiente protegido para convertirse en plantas saludables. (Crédito de fotografía: Tena Brown, Jardinero Maestro de la UC en los condados de Sutter y Yuba).

Aunque cultivar verduras a partir de semillas requiere un poco de trabajo extra, cuando germina sus propias semillas tiene acceso a una más amplia variedad de verduras que las que están disponibles típicamente en un vivero local. A muchos jardineros les encanta experimentar con el cultivo de sabores, colores, texturas, tamaños exóticos o inusuales de sus verduras favoritas.

 

¿Qué necesita? 

  1. Semillas
    El cultivo de plantas de semillero saludables empieza con semillas saludables y de alta calidad. Asegúrese de comprar semillas de un proveedor de buena reputación y leer las instrucciones y recomendaciones en los paquetes de semillas sobre instrucciones específicas para sembrar.

    Recuerde que si usted guarda las semillas de su propio huerto, las plantas que produzca en el futuro podrían no ser idénticas a las plantas originales, porque son el resultado de una polinización al azar. Cuando guarde sus propias semillas, límpielas, séquelas y colóquelas en un recipiente que las mantenga secas. Guárdelas en un lugar frío.  
  2. Mezcla para germinación
    Para empezar bien sus plantas de semillero no use tierra para jardín o mezcla para maceta (garden soil o potting mix). La tierra para macetas o jardín es muy pesada, no es estéril y no drena bien. Se recomienda usar la mezcla para germinación que consiste en una combinación de una tercera parte de arena esterilizada, una tercera parte de vermiculita y otra tercera parte de turba lo cual permite que el aire circule manteniendo la humedad, pero drena bien.  
  3. Recipientes
    Hay una gran variedad de recipientes que puede comprar, incluyendo charolas con divisiones, o puede usar macetas pequeñas individuales de barro o plástico. También es posible reciclar cosas que tienen en su hogar, como los envases de leche, los rollos del papel higiénico o servilletas y los envases del yogur, por mencionar algunos. Es importante que lave todos los recipientes muy bien y los remoje y enjuague en una solución de una parte de blanqueador de cloro y nueve de agua, para ayudarle a prevenir la presencia de enfermedades en sus delicadas plantas de semillero.

 

 

No olvide etiquetar sus plantas de semillero, para que pueda planear un espacio apropiado cuando los trasplante. (Crédito de fotografía: Morguefiles.com)
  1. Una fuente de luz
    Las plantas de semillero comestibles necesitan, generalmente, una fuente de luz intensa para convertirse en plantas saludables. A menudo, las germinaciones de semillas requieren de más luz de la que reciben de una ventana grande. Cuando requiera más luz, cuelgue luces fluorescentes sobre los semilleros a una distancia de seis a doce pulgadas durante aproximadamente 16 horas por día. Después de que las semillas han germinado, mueva los semilleros a una ventana fría, ubicada hacia el sur con suficiente luz natural. Revise los paquetes de semillas en busca de consejos específicos sobre germinación para ciertas especies.  
  2. Una fuente de calor
    La mayoría de las semillas tienen un mínimo y máximo de temperatura óptima para germinar, revise los paquetes o catálogos de semillas para las temperaturas de germinación. La temperatura es extremadamente importante para obtener el mayor éxito en la germinación (vea la gráfica). La mayoría de las plantas comestibles germinan más rápido en suelo cálido (75° a 85° F), para proveer una fuente de calor constante se puede usar una almohadilla caliente. Una vez que las semillas han brotado los semilleros prefieren temperaturas un poco más frías así que la almohadilla caliente ya no se necesita.  

    Condiciones térmicas para la tierra para germinación de verduras, del California Master Gardener Handbook (tabla 5.2):
     
  3. Agua
    La germinación empieza cuando la semilla absorbe el agua. Se necesita de un continuo y adecuado riego para asegurar una germinación exitosa. Una vez que la germinación ha empezado trate de evitar periodos de sequedad o riego excesivo que pueden causar que las pequeñas plantas de semillero se sequen.

    Después de haber experimentado la maravilla de ver una semilla convertirse en un semillero maduro es tiempo de trasplantar. Para trasplantar, excave con cuidado y saque la pequeña planta del recipiente. Prepare su nueva ubicación haciendo un hoyo del mismo tamaño y profundidad que el espacio donde crece el semillero; una vez que lo coloque allí presione la tierra y riegue suavemente. Cuando sea posible, mantenga la planta trasplantada alejada de los rayos y calor directos del sol durante algunos días.
Plantas de semillero recién trasplantadas en el huerto de una escuela que cuenta con irrigación, ©UCRegents

Aprenda más con el Programa Jardinero Maestro de la UC

¿Está interesado en aprender más sobre cómo sembrar plantas de semilleros o cómo cultivar un huerto? El Programa Jardinero Maestro de la UC cuenta con voluntarios capacitados dispuestos a ayudar. Los voluntarios están disponibles para responder a preguntas sobre la preparación de la tierra, fertilización, uso de mantillos y mucho más. Con programas en más de 50 condados a lo largo de California de seguro encontrará un taller o clase cerca de usted. Visite nuestro sitio web para localizar su Programa Jardinero Maestro de la UC, mg.ucanr.edu.

Recursos:
Guía del Jardinero Maestro de California, Propagación de Plantas (Plant Propagation), página 112-118, anrcatalog.ucanr.edu
Página web Jardinería en Callifornia, Verduras y Sustentables, (California Gardening, Vegetables & Sustainable)¿Cómo cultivo plantas de semillero en el interior? (How do I start seeds indoors? )

Posted on Friday, March 3, 2017 at 3:27 PM

Ganando la confianza en los sistemas alimentarios – aquí y en Camboya

In English.

¿Cuál es el papel de la confianza en nuestro sistema alimentario? Aquí en Estados Unidos, nuestra confianza en los alimentos es con frecuencia implícita. Por lo general podemos confiar en que las frutas y verduras que compramos en la tienda de abarrotes o mercado de granjeros son seguras para comer — y con frecuencia tenemos la libertad de comprar sin tener que pensar en esa confianza.

También entre los granjeros y científicos agrícolas, la confianza con frecuencia juega un papel importante. Un granjero necesita poder confiar en qué invertir su tiempo y dinero en una nueva técnica o asistir a un taller que va a mejorar tu negocio.

Pero puede ser fácil olvidar que la confianza es un primer paso crítico en muchas de estas relaciones agrícolas.

Thort Chuong (miembro de Fulbright y estudiante de postgrado de UC Davis) en un vivero de malla en Camboya. Karen LeGrand de UC Davis se encuentra dentro del vivero de malla entre plantas de semilleros de verduras de hoja verde.

Establecer la confianza entre los participantes de un sistema alimentario ha sido algo crítico para el Proyecto del Laboratorio de Innovación Hortícola (Horticulture Innovation Lab project) en Camboya, el cual se enfoca en incrementar la cantidad de verduras seguras que están disponibles para los consumidores camboyanos. Los líderes del proyecto de la UC Davis y UC ANR — Glenn YoungJim Hill, Cary Trexler, David Miller y Karen LeGrand viajaron por Camboya para lanzar una nueva fase de este proyecto. El equipo se está asociando con científicos de la Universidad Agrícola Royal de Camboya y la Universidad de Battambang. Los investigadores planean ampliarse tomando como base sus éxitos anteriores, trabajando junto con los agricultores, comerciantes y proveedores de insumos para establecer la confianza a la vez que crean cadenas de valor para verduras seguras (building safe vegetable value chains).

Una clave para sus éxitos pasados fue que antes de mostrar a los granjeros a nuevas tecnologías agrícolas, los investigadores primero se pusieron en contacto con los granjeros, iniciando grupos de ahorro comunitario. En estos grupos de ahorro, los granjeros pudieron desarrollar buenas relaciones y crear confianza mientras incrementaban sus propios ahorros y accedían a pequeños préstamos.

El aspecto social del proyecto fue el enfoque del video, en inglés, producido por estudiantes de postgrado de la UC Davis, Thort Chuong, Elyssa Lewis y Katie Hoeberling. Este video de tres minutos fue finalista en el Reto de Videos del Día Mundial de los Alimentos (World Food Day Video Challenge):

A pesar de que ahora se encuentra estudiando en la UC Davis como miembro de Fulbright, Chuong fue originalmente contratado para trabajar como agrónomo y facilitador de campo con granjeros en la primera etapa de este proyecto en la provincial de Kandal.

“Al principio solo quería enfocarme en la parte de la agronomía”, dijo. “Pero entonces vi las ventajas de ser miembro [del grupo de ahorro] y pensé, ¡ah, esto es algo magnífico para hacer!”.

De hecho, las ventajas eran tan buenas que en los fines de semana regresaba a su ciudad natal a reunir a sus vecinos y familiares para iniciar sus propios grupos de ahorros. Los miembros tienen una forma segura de ahorrar dinero, una forma fácil de obtener pequeños préstamos y también, ganar un poco de interés.

Los granjeros de estos grupos de ahorro pudieron ahorrar cantidades considerables de dinero y proveer préstamos unos a otros para cosas como semillas, preparación de los campos de cultivo, costos de mano de obra, cuotas escolares, gastos de bodas y hasta en uno de los casos, una casa nueva — con la contribución de cinco a veinticinco dólares por miembro por semana durante todo el año.

Con la confianza y la comunidad establecidas, algunos de los granjeros que se unieron pertenecientes a los grupos de ahorro también decidieron probar una nueva tecnología agrícola en sociedad con los científicos, usando viveros de malla para el control de plagas, para evitar el rocío de pesticidas. (En muchos países donde la información sobre pesticidas es inaccesible para el granjero promedio, no es poco común que los granjeros mantengan un huerto por separado para alimentar a sus familias — para evitar comer sus propios cultivos que venden al público).

La nueva cadena de valores de verduras seguras de la que eran parte creció y se fortaleció, mientras que el equipo internacional ponía en contacto a estos granjeros con una vendedora que necesitaba conseguir verduras cultivadas sin pesticidas. Esta comerciante vende esas verduras a consumidores en la ciudad capital de Phnom Penh, quienes pueden confiar en que las verduras que le compran a ella son en verdad seguras para el consumo.

El Laboratorio de Innovación Hortícola es dirigido por un equipo de la UC Davis, con fondos aportados por la Agencia de EUA para el Desarrollo Internacional, como parte de la iniciativa del gobierno de EUA para la seguridad alimentaria y el hambre global, conocida como Alimentar el Futuro (Feed the Future). Conozca más sobre los investigadores del Laboratorio de Innovación Hortícola (Horticulture Innovation Lab researchers) y sus proyectos en Asia, África y Centroamérica.

 

Miembros del grupo de ahorros cuentan dinero camboyano, durante una ceremonia anual en la que los miembros reciben el pago de su participación en el fondo (sus propios ahorros más el interés), después de haber saldado todos los préstamos de su comunidad. Después de que la investigación del Laboratorio de Innovación Hortícola culminó en su comunidad, estos granjeros continuaron con la expansión de su grupo de ahorros y el uso de tecnologías agrícolas.
Como secretario del grupo de ahorros, Nov Keo contabiliza los ahorros, préstamos e intereses durante la ceremonia de fin de año. Él fue también uno de los primeros granjeros en usar el vivero de malla para cultivar "verduras seguras" para el mercado de Phnom Penh.
La investigadora de UC Davis, Karen LeGrand y Thort Chuong frente a otro vivero de malla en Camboya que fue construido después de haber ayudado a mostrar a científicos, granjeros y comerciantes las tecnologías del Laboratorio de Innovación Hortícola.
Cheng Sokhim es uno de los granjeros que empezaron a usar el vivero de malla para un control más seguro de plagas y obtener un mejor precio por verduras de hojas verdes como la col rizada, la mostaza china, bok choy y lechuga de hoja rizada.
Posted on Monday, February 27, 2017 at 10:08 AM
  • Author: Brenda Dawson. Adaptado al español por Leticia Irigoyen.

Los cambios en el azúcar de la leche materna influyen en la salud y crecimiento del bebé

In English.

Cuando se trata de mamás lactantes y sus bebés, una distinguida red de causas y efectos conectan al clima, leche materna, microbios intestinales y salud del infante.

Esa red fue claramente ilustrada por un estudio recientemente publicado en el que participaron 33 mujeres y sus bebés en la nación de Gambia, en África Occidental. El equipo de investigación, que incluye a científicos de UC Davis y Agricultura y Recursos Naturales de la UC descubrió que los azúcares complejos presentes en la leche materna llamados oligosacáridos ayudaron a proteger a los bebés lactantes de enfermedades y también influyeron en la mezcla de microbios en sus intestinos.

Los investigadores también mostraron que los cambios en la disponibilidad de alimentos de una estación a otra afecta la composición de la leche materna y la calidad protectora del microbioma intestinal de los bebés. Y esos cambios, a su vez, tienen un impacto en la salud y crecimiento de los infantes lactantes.

La investigación de la UC en Gambia reveló cambios en las características de la leche materna durante las dos diferentes estaciones del país – cuando el suministro de alimentos difiere significativamente. (Fotografía: Wikimedia Commons)

La composición de los azúcares de la leche materna y la salud infantil

Los oligosacáridos ocurren abundantemente en la forma de más de 200 diferentes estructuras químicas en la leche materna. Se ha sabido que algunas veces estos azúcares complejos contribuyen a la salud del infante apoyando el crecimiento de la bacteria benéfica en los intestinos de los bebés. Y esta bacteria intestinal ha demostrado jugar un papel importante en el combate a enfermedades infecciosas.

Pero se conocía muy poco en torno a que los cambios en la composición de los azúcares de la leche maternal podrían afectar la salud y crecimiento de los infantes, especialmente aquellos que viven en áreas donde las tasas de infección son altas.

Para explorar esa relación, los investigadores monitorearon la composición de los oligosacáridos en la leche materna y analizaron el microbioma de los infantes a las cuatro, dieciséis y veinte semanas de haber nacido. Luego analizaron la información en busca de posibles relaciones con la salud y crecimiento de los bebés y el estado de su microbioma intestinal.

Descubrieron que dos de los oligosacáridos, lacto-N-fucopentaose y 3′-sialyllactose, tienen una relación directa con la salud y crecimiento de los bebés. Altos niveles del primero fueron asociados con una reducción en las enfermedades infantiles y una mejora en el crecimiento basado en la estatura de acuerdo a la edad, mientras que el último probó ser un buen indicador del crecimiento infantil, medido por el peso de acuerdo a la edad.

“Nuestros hallazgos aportan evidencia que algunos oligosacáridos específicos de la leche humana pueden alterar la composición de la leche materna, incrementado su nivel de protección contra las infecciones y permitiéndole al infante invertir energía en su crecimiento en lugar de tener que combatir las enfermedades”, dijo Angela Zivkovic, autora correspondiente del estudio y profesora asistente de nutrición en UC Davis.

La influencia de las estaciones húmeda y seca

Los investigadores también tenían la curiosidad acerca de cómo los cambios de las estaciones del año en la disponibilidad de alimentos, lo cual impacta significativamente la dieta de las madres, podría reflejarse en la composición de la leche materna y la salud del infante.

Gambia cuenta con dos estaciones diferentes, la húmeda, de julio a octubre y la seca, de noviembre a junio.

La estación húmeda también conocida como estación del “hambre” porque es la temporada del año en la que tienden a disminuir los suministros alimentarios, se incrementan las tasas de infección y el trabajo agrícola se incrementa a lo máximo. En contraste, la estación seca o de “cosecha” se caracteriza por una abundancia de suministros alimentarios, así como el más alto almacenamiento de energía y menor número de enfermedades entre la población local.

Los investigadores descubrieron que las madres que amamantan durante la temporada húmeda o de “hambre” producen significativamente menos oligosacáridos en su leche que aquellas que amamantan en la estación seca.

Al examinar la composición del microbioma intestinal de los infantes, los investigadores notaron que la mayoría de la bacteria correspondía al género de Bifidobacteria. También descubrieron que los mayores niveles de la bacteria Dialister y Prevotella iban acompañados de menores niveles de infección.

Además, los niveles más altos de la bacteria Bacteroides estaban presentes en los intestinos de los infantes que presentaban niveles anormales de “calprotectina” – un bio marcador asociado a infecciones intestinales.

“Estamos muy interesados en saber cuáles factores dietéticos específicos influyen en la composición de los oligosacáridos de la leche materna”, indicó Zivkovic. “Si no podemos encontrar los mecanismos que cambian la composición de los azúcares de la leche materna, podríamos contar con un nuevo enfoque para modificar el microbioma de los infantes y en definitiva influenciar la salud y vigor del bebé lactante”.

El estudio realizado por Zivkovic y sus colegas aparece en línea en el diario Scientific Reports. La investigación es parte de un proyecto de largo plazo e interdisciplinario de la UC Davis acerca del análisis de la leche y su papel en la nutrición.

Los fondos para el estudio fueron aportados por los Institutos Nacionales para la Salud, el Consejo para la Investigación Médica del Reino Unido, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Alfred P. Sloan y la Cátedra Patrocinada Peter J. Shields para la Ciencia de los Alimentos Lácteos de la UC Davis.

Posted on Wednesday, February 15, 2017 at 10:15 AM
  • Author: Pat Bailey. Adaptado al español por Leticia Irigoyen.

Next 5 stories | Last story

 
E-mail
 
Webmaster Email: jewarnert@ucanr.edu