Division of Agriculture and Natural Resources
Division of Agriculture and Natural Resources
Division of Agriculture and Natural Resources
University of California
Division of Agriculture and Natural Resources

ESPAÑOL

Estudios sobre costos de producción de la uva de mesa toma en consideración las nuevas leyes laborales

 

Uvas Flame Seedless
In English

Con el fin de ayudar a los productores de uva a tomar la decisión sobre cuáles variedades deben cultivar, el Centro sobre Asuntos Agrícolas de la División de Agricultura y Recursos Naturales de UC publicó cuatro estudios nuevos sobre los costos y producción de las uvas de mesa en el sur del Valle de San Joaquín. Los estudios sobre diferentes variedades de uvas de mesa se basan cada uno en una granja de 500 acres con un viñedo de 40 acres.

Los estudios se enfocan en cuatro variedades de uvas de mesa. Hay dos variedades de uvas que maduran temprano, la Flame sin semilla y la Sheegene-21, cuyas cosechas se inician en julio, la Scarlet Royal, que madura a mediados de la temporada y la Autum King, que madura tarde y cuya cosecha se inicia en octubre. Los estudios calculan los costos para establecer un viñedo de uva de mesa y producir uvas de mesa frescas para el mercado.

“Se espera que el costo de la mano de obra se incremente debido a la reducida disponibilidad de mano de obra, incrementos en el salario mínimo y nuevas reglas para el pago de tarifas de tiempo extra que entraron en vigor en el 2018”, señaló Ashraf El-kereamy, asesor en viticultura de UCCE en el condado de Kern y coautor de los citados estudios.

“Incluimos costos detallados para la mano de obra especializada de ciertas operaciones culturales y de cosecha”.

Uvas Sheegene-21
Las muestras sobre los costos por mano de obra, materiales, equipo y servicios personalizados se basan en cifras de enero del 2018. Se ofrece una columna en blanco titulada “Su costo” en las gráficas 2 y 3 para que los granjeros registren sus propios cálculos de costos.

“La nueva ley sobre salario mínimo de California reduce gradualmente el número de horas que un empleado puede trabajar diaria o semanalmente antes de que se requiera el pago de tiempo extra. Existen estipulaciones adicionales para el pago de tiempo extra y la programación de trabajo como parte de la nueva ley”, indicó Daniel Sumner, director del Centro de Asuntos Agrícolas.  

Se recibieron comentarios y evaluaciones por parte de los asesores de granjas de UC ARN, de especialistas, cooperadores de granjeros, Comisión de la Uva de Mesa de California y otros socios agrícolas. Los autores describen en los estudios las hipótesis que se utilizaron para identificar los gastos actuales para el establecimiento y producción de la uva de mesa, insumos materiales, y gastos generales en efectivo y no efectivo. Una gráfica de análisis muestra las ganancias sobre un rango de costos y producción. Otras gráficas muestran el costo mensual en efectivo, los costos y rendimientos por acre, los costos del equipo por hora y del equipo agrícola por entero, las inversiones y los costos generales del negocio.

Uvas Scarlet Royal
Los nuevos estudios son:

  • 2018 - Sample Costs to Establish and Produce Table Grapes in the Southern San Joaquin Valley – Flame Seedless, Early Maturing” (2018- Muestra sobre los costos para establecer y producir uvas de mesa en el sur del Valle de San Joaquín – Flame sin semilla, de maduracion temprana)
  • “2018 - Sample Costs to Establish and Produce Table Grapes in the Southern San Joaquin Valley – Sheegene-21 (Ivory™), Early Maturing” (2018- Muestra sobre el costo para establecer y producir uvas de mesa en el sur del Valle de San Joaquín –Sheegene-21 (Ivory™), maduración temprana)
  • “2018 - Sample Costs to Establish and Produce Table Grapes in the Southern San Joaquín Valley – Scarlet Royal, Mid-season Maturing” (2018 – Muestra de los costos para establecer y producir uvas de mesa en el sur del Valle de San Joaquín – Scarlet Royal, de maduración a mediados de la temporada).
  • “2018 - Sample Costs to Establish and Produce Table Grapes in the Southern San Joaquin Valley – Autumn King, Late Maturing” (2018 – Muestra de los costos para establecer y producir uvas de mesa en el sur del Valle de San Joaquín – Autumn King, maduración tardía)

Si desea descargar los cuatro estudios sobre las uvas de mesa visite el sitio Web del Departamento de Agricultura y Recursos Económicos de UC Davis http://coststudies.ucdavis.edu. También están disponibles, en este mismo sitio, estudios sobre muestras del costo de producción de otros productos básicos.

Uvas Autumn King
Para obtener información adicional o para una explicación sobre el tipo de cálculos que se usaron en los estudios, contacte a Donald Stewart del Centro de Asuntos Agrícolas en el (530) 752-4651 o escriba a destewart@ucdavis.edu.

Para información sobre la producción local de uvas de mesa, contacte al especialista en viticultura Matthew Fidelibus, de Extensión Cooperativa de UC, mwfidelibus@ucanr.edu;al asesor en vinicultura Ashraf El-kereamy, de UCCE en el condado de Kern, aelkereamy@ucanr.edu; al asesor en entomología David Haviland, de UCCE en el condado de Kern, dhaviland@ucdavis.edu;al asesor en malezas, Kurt Hembree, de UCCEen el condado de Fresno, en kjhembree@ucanr.edu o al asesor en vinicultura George Zhuang, de UCCE en el condado de Fresno, en gzhuang@ucanr.edu.

Posted on Friday, April 20, 2018 at 1:01 PM

El precio de frutas y verduras puede ser más alto en los vecindarios de bajos recursos.

In English

Los consumidores que compran frutas y verduras en tiendas localizadas en vecindarios de bajos recursos de California podrían pagar más por esos productos que quienes los adquieren en otros vecindarios, según reveló un estudio que analizó los precios en una amplia muestra de tiendas de todo el estado.

El estudio, conducido por investigadores del Instituto de Políticas sobre Nutrición de UC (NPI, por sus siglas en inglés) y publicado en línea en marzo del 2018 en el diario Public Health Nutrition, incluye a más de 200 tiendas de abarrotes grandes, 600 tiendas pequeñas y 600 tiendas de conveniencia en 225 vecindarios de bajos recursos (donde al menos la mitad de la población se ubica por debajo de un 185 por ciento del nivel federal de pobreza). Los expertos compararon los precios observados con información sobre precios de tiendas de abarrotes pertenecientes a cadenas comerciales en los mismos condados durante los mismos meses.

Los consumidores que compran frutas y verduras en tiendas localizadas en vecindarios de bajos recursos de California podrían pagar más por estos productos que los compradores de otros vencindarios, según in estudio del Instituto de Políticas sobre Nutrición de UC, que analizó los precios en una amplia muestra de tiendas por todo el estado.

El estudio determinó que los precios de las frutas y verduras que fueron examinadas (manzanas, plátanos, zanahorias y tomates) eran más altos en las tiendas ubicadas en vecindarios de bajos recursos que los precios promedio de esos mismos productos que se vendían en otras tiendas en los mismos condados durante el mismo mes. Las frutas y verduras de venta en tiendas de conveniencia en vecindarios de bajos recursos eran significativamente más altos que los que se vendían en mercados pequeños o tiendas de abarrotes grandes. Pero aún en las tiendas de abarrotes más grandes ubicadas en barrios de bajos recursos, los precios eran más altos que los precios promedio de las tiendas del mismo condado durante el mismo mes.

“Los estadounidenses comen muy pocas frutas y verduras para mantener una salud óptima y sabemos que las disparidades dietéticas entre los grupos socioeconómicos van en aumento”, señaló la autora del estudio, Wendi Gosliner. “Este estudio sugiere que un tema importante puede ser el precio de las frutas y verduras — no es solo el hecho de que, caloría por caloría las frutas y verduras son más caras que muchos alimentos no saludables, sino también que existen asuntos de equidad en términos de precios relativos en vecindarios donde viven californianos de bajos recursos”.

Asimismo, el estudio analizó la calidad y disponibilidad de las frutas y verduras en las tiendas y encontró que mientras que menos de la mitad de las tiendas de conveniencia (41 por ciento) vendían frutas y verduras frescas, aún menos (1 de cada 5) vendía una amplia variedad de frutas y verduras y pocos de los productos a la venta fueron clasificados por los observadores capacitados como de alta calidad (25 por ciento de las frutas y 14 por ciento de las verduras).

“Este estudio sugiere que las tiendas de conveniencia en los vecindarios de bajos recursos no proveen acceso a frutas y verduras frescas de alta calidad y precios competitivos", dijo Pat Crawford, experta en nutrición y autora del estudio. “Una dieta saludable puede prevenir enfermedades y reducir los costos por atención médica en el estado. Los estados necesitan explorar nuevas formas para ayudar a asegurar que las familias, particularmente aquellas que viven en vecindarios de bajos recursos donde las tiendas de conveniencia son las únicas minoristas en alimentos, tengan acceso a alimentos saludables, de alta calidad y económicos”, agregó Crawford.

El estudio también reveló que las tiendas de conveniencia que participan en los programas federales de alimentos (Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria [SNAP, por sus siglas en inglés] y/o el Programa de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños [WIC, por sus siglas en inglés] tienden más a vender frutas y verduras frescas y a ofrecer una mejor variedad y calidad de estos productos que las que no participan en ninguno de los dos programas.

El estudio se realizó bajo contrato con el Departamento de Salud Pública de California. Los fondos para este estudio provienen de USDA y SNAP. USDA es un proveedor y empleador de oportunidad igualitaria.

 

Posted on Wednesday, April 4, 2018 at 12:37 PM

¿Qué hay en tu harina de maíz?

In English

¿Estás pensando en preparar ese pan de maíz estilo sureño de la abuela?

Vas a tu alacena. Recuerdas que hace seis meses compraste una bolsa de harina de maíz en un supermercado local y que la vaciaste de inmediato en un frasco de vidrio con tapadera hermética.

Abres el frasco y notas algo extraño. Algo se mueve. ¿Se mueve? ¡Si! Se desliza como una alfombra transparente de docenas de bichos casi microscópicos.

¿Primero, qué son? Si eres como yo, tomas tu cámara –en este caso una Canon EOS 7D con un lente MPE-65mm que puede ampliar cinco veces el tamaño de un insecto –y disparas. 

Publicas la foto en BugGuide.Net y pides que identifiquen al insecto.

Todos los entomólogos coinciden en que: son piojos de los libros, Liposcelis bostrychophila.

  • De la clase Insecta (insectos)
  • De la orden de Psocodea (Barklice, piojo de los libros y piojo parasítico)
  • De la suborden Troctomorpha
  • De la familia de Liposcelididae (piojo de los libros)
  • Genus Liposcelis
  • De la especie de bostrychophila (Booklouse)

Estos Liposcelis bostrychophila o "psocópteros", son plagas comunes en los granos que se almacenan. Por lo general no se les puede ver porque miden un milímetro de longitud, el tamaño de una partícula de polvo – y son de color transparente o café claro. No tienen alas, pero, ¡de qué manera se deslizan!

La cuestión es que, su nombre “piojo", es engañoso. Estos diminutos insectos no son piojos; no son parásitos. Y están en todas partes. Se alimentan de nuestra harina, cereales, sémola, mohos, hongos, papel, polen, insectos muertos y semejantes. De hecho, quizás sin quererlo, ya los has comido – o partes de ellos – en tus panqueques, avena y quizás hasta en tu pastel de chocolate de cumpleaños.

El entomólogo Jeff Smith, curador de la colección de orugas de mariposa del Museo de Entomología Bohart de UC Davis, le echó un vistazo a la fotografía y comentó que " ¡se ven muy gorditos!"

"El piojo de libro puede ser un excavador y con frecuencia alimentarse de pedazos de moho y hongos que crecen en materiales húmedos", explicó Smith. "También afectan a los alimentos viejos y en malas condiciones y la clave para prevenirlo es usar los alimentos razonablemente de manera rápida y no almacenarlos durante años, guardarlos en un lugar seco y en recipientes con tapadera hermética".

"Es muy probable que ya hayan estado en la comida cuando la compraste, pero son tan comunes que probablemente había ya algunos paseándose por tu casa todo el tiempo buscando algo bueno para comer. Se alimentan de insectos muertos en los alfeizares de las ventanas o comida para perros vieja, etc.".

Si te preocupa qué hay en tu harina de maíz, harina de trigo, avena, mezcla para bísquets o pasteles y otros alimentos almacenados, puedes meterlos en el horno a una temperatura de 120° durante veinte minutos y luego vaciarlos en recipientes con tapa hermética. "Tus alimentos deben estar bien – aunque a lo mejor con unos pocos de piojos de los libros. Nosotros los encontramos en bolsas (de papel) viejas de arroz en una ocasión y en varios paquetes de harina de maíz abandonada en la parte trasera de la alacena".

Un colega de UC Davis dijo que los vio deslizarse por su harina de trigo, pero su esposa preparó panqueques con ella. Sin ningún problema. "¡Simple proteína!", dijo entre risas.

Y otra colega contó: "Una vez me encontré con un envase completo de sémola instantánea. Estaba completamente sellada de fábrica en bolsas plásticas sin abrir. Abrí la bolsa y vertí la sémola en agua caliente, pero no se hundía ni se mezclaba con el agua. La sémola flotaba en la superficie del agua. Abrí una segunda bolsa y observé la sémola bajo un microscopio. Había dos o tres pequeños bichos de seis patas parados sobre cada grano de sémola. Estos bichos eran 100 por ciento transparentes, el único color era el de su cuerpo igual a la sémola que comían. Abrí cada bolsa sellada 100 por ciento de fábrica y todas estaban contaminadas".

"No hay nada de nuevo sobre la contaminación con insectos de productos de grano", agregó. "Otra experiencia personal fue con la mezcla para bísquets. Por ninguna razón en particular, cerní la mezcla para bísquets mientras preparaba una tanda de ellos. Después de cernir varias tazas de la harina, en el cedazo del cernidor había cuatro bichos en forma de gusanos del diámetro de un lápiz normal y de una pulgada de largo. Estos gusanos eran 100 por ciento transparentes, rellenos todos con la harina para bísquets. "Considera que todos comemos insectos, arañas, orina y heces de todo tipo de animales".

Vivimos en un mundo en el que todos comemos insectos, de manera consciente o no. Es posible que algunas veces no ¡queramos enterarnos!

Las estadísticas indican que un estadounidense promedio come entre una y dos libras de insectos al año. Pero la Administración de Alimentos y Medicamentos de EUA cuenta con “una tolerancia muy específica sobre la cantidad de residuos en productos alimenticios", dijo Lynn Kimsey, directora del Museo de Entomología Bohart y profesora de entomología en UC Davis.

¿Deseas saber cuál es el nivel de acción? Revisa este documento de la FDA.

Y la próxima vez que desees preparar el pan de maíz al estilo sureño de la abuela, posiblemente quieras revisar primero la harina en busca de insectos. O posiblemente no. ¡A lo mejor es mejor no enterarte!

Esta imagen, tomada con un lente Canon MPE-65, muestra los piojos de libro, unos insectos casi microscópicos, en la harina de maíz. Estos insectos miden alrededor de 1 milímetro de largo o son del tamaño de una partícula de polvo. (Fotografía por Kathy Keatley Garvey)

Ante el ojo normal, el piojo de libro o Lipocelis bostrychophila, resulta casi invisible. (Fotografía por Kathy Keatley Garvey)

¡Encuentra el piojo de libro! Se encuentra sobre este centavo, agrandado por el potente lente Canon MPE-65mm. (Fotografía por Kathy Keatley Garvey)

Existe la posibilidad de que, la harina de trigo o maíz y otros productos que se almacenan y que compras en la tienda de abarrotes contengan partes de insectos o insectos casi microscópicos. Se calcula que un estadounidense promedio come, sin saberlo, una o dos libras de insectos o partes de ellos al año. (Fotografía por Kathy Keatley Garvey)

Posted on Tuesday, April 3, 2018 at 12:06 PM

Llevarán a cabo seminarios sobre agricultura urbana en Sacramento y San Diego

In English.

¿Eres un granjero urbano en las regiones de Sacramento o San Diego? ¿Tienes un huerto y estás pensando en vender tus frutas y verduras a los vecinos, restaurantes o en el mercado de granjeros? ¿Eres parte de una organización no lucrativa que cultiva y distribuye alimentos en su comunidad? Si es así, únete a otros granjeros urbanos en uno o más de los cuatro talleres de todo un día y de bajo costo, que Extensión Cooperativa de UC y participantes locales ofrecerán muy pronto en las regiones de Sacramento y San Diego. Para saber más sobre estos talleres, así como acerca de los que se llevaron a cabo en el 2017 en las regiones de Los Ángeles y la bahía de San Francisco, visita ucanr.edu/sites/UrbanAg/Urban_Ag_Workshops.

Si cultivas más alimentos, hierbas, flores o fibra de lo que tu familia u organización consume, y si vendes o distribuyes el exceso y tus cultivos se encuentran dentro o en la periferia de la ciudad o pueblo, entonces eres parte del creciente número de granjeros urbanos. Las granjas urbanas son por lo general de baja escala, comercialmente marginadas y operadas por granjeros principiantes. Pueden también ser operadas por individuos, familias, organizaciones no lucrativas, escuelas o universidades o por otros grupos. Los estudios muestran que las granjas urbanas que tienen éxito pueden traer beneficios sociales, de salud, medioambientales y económicos a las comunidades locales, incluyendo un mejorado acceso a alimentos saludables.

Un equipo de Extensión Cooperativa de UC (UCCE, por sus siglas en inglés) evaluó recientemente las necesidades de los granjeros urbanos en el estado y encontró que se enfrentan a desafíos en cuanto a la producción, negocios y mercadotecnia, muchos de los cuales son específicos al contexto urbano de sus granjas. Además, muchas granjas urbanas desconocen las regulaciones agrícolas, normas de zonificación y reglas para obtener permisos, seguridad alimentaria, calidad del suelo y cuarentenas de plagas.

Para ayudar a los nuevos granjeros urbanos a comenzar en una forma efectiva y a los más experimentados a mejorar sus destrezas y rentabilidad, el equipo de UCCE ofrece una serie de cuatro talleres sobre agricultura urbana, en cada una de las regiones de Sacramento y San Diego. Estas comunidades han adoptado recientemente políticas para alentar la agricultura urbana y muchos residentes están participando. Los talleres se llevarán a cabo en granjas urbanas e incluirán recorridos y charlas con granjeros urbanos locales que compartirán sus retos e historias de éxito.

La serie de talleres del 2018 se inicia el 16 de marzo en el área de Sacramento y el 23 de marzo en el área de San Diego.

Taller #1 cubrirá el aspecto legal básico de la agricultura urbana, incluyendo los tipos de empresas agrícolas urbanas, temas sobre zonificación, muestreo de suelos, permisos y licencias requeridas y una introducción a los recursos locales importantes como el comisionado de agricultura y personal de UCCE.

Taller #2 cubrirá la parte de mercadeo y administración de empresas para granjeros urbanos, incluyendo el plan de negocios, el mantenimiento de registros, opciones sobre canales comerciales y una introduccion a las leyes laborales y el control de riesgos.

Taller #3 tratará sobre las consideraciones productivas para granjeros urbanos, con un enfoque en el manejo del agua, el control integrado de plagas (IPM, por sus siglas en inglés) y la contaminación/mejoramiento del suelo.

Taller #4 cubrirá las prácticas de seguridad alimentarias antes y después de la cosecha, usando las Directrices para Seguridad Alimentaria Agrícola de la CDFA.

Costo: cada taller tiene un costo de veinte dólares por un día entero lleno de ponentes expertos, ejercicios de participación, almuerzo y refrescos. Cada taller consistirá de un evento de un día. Los granjeros urbanos existentes y futuros y otros interesados pueden tomar uno o varios de los cuatro talleres.  

La inscripción está abierta. El cupo es limitado, así que por favor inscríbete con anticipación.
Inscripción en San Diego: http://ucanr.edu/sdurbanag2018
Inscripción en Sacramento: http://ucanr.edu/sacurbanag2018
Para más recursos de UC ANR sobre agricultura urbana: ucanr.edu/sites/UrbanAg/

Para más información:

Serie en San Diego: Mary Redlin, coordinadora en el sur de California, mvredlin@ucanr.edu, (562) 900-3041

Serie en Sacramento Series: Penny Leff, coordinadora en el norte de California Coordinator, paleff@ucanr.edu, (530) 752-5208

 

Posted on Monday, March 5, 2018 at 4:10 PM

Se inaugura la primera Semana para la Prevención del Desperdicio de Alimentos

In English.

La División de Agricultura y Recursos Naturales de UC y el Instituto de Políticas sobre Nutrición se complacen en anunciar la inauguración de la primera Semana para la Prevención del Desperdicio de Alimentos en California, del 5 al 9 de marzo del presente año. Durante esta semana, una gama de participantes a nivel estatal, incluyendo al gobernador, secretario de agricultura, el superintendente estatal de instrucción pública, así como muchos otros líderes de agencias de salud pública, administración de recursos naturales, nutrición y otros sectores, se reunirán en una colaboración sin precedentes para crear conciencia sobre el impacto que tiene el desperdicio de alimentos en nuestros hogares, lugares de trabajo y comunidades.

Esta colaboración nació durante una reunión realizada en febrero del 2017 en la que la Alianza para la Salud del Sur de California (Public Health Alliance of Southern California) y el Instituto de Políticas sobre Nutrición de UC ANR (Nutrition Policy Institute) convocaron conjuntamente a las agencias estatales que ofrecen programas de educación sobre nutrición a discutir el impacto del desperdicio de alimentos y adoptar estrategias para su solución que las agencia pudieran llevar a cabo juntas. El grupo de planeación identificó una oportunidad para generar y emitir un mensaje compartido durante el Mes Nacional de la Nutrición (National Nutrition Month), una meta que ha evolucionado en la primera Semana para la Prevención del Desperdicio de Alimentos en California, un esfuerzo coordinado por un sector múltiple para crear consciencia sobre el impacto económico, medioambiental y social que tiene el desperdicio de alimentos en California.

El desperdicio de alimentos es un asunto significativo. Estados Unidos está perdiendo hasta un 40 por ciento de sus alimentos en el trayecto de la granja al tenedor y al basurero. Eso se traduce a una pérdida de 218 mil millones de dólares, incluyendo el costo de los alimentos para los consumidores y minoristas, así como el costo del desperdicio de agua, fertilizante, tierras de cultivo, producción, almacenamiento y transporte. CalRecycle calcula que los californianos tiran casi 12 mil millones de libras de alimentos al año – lo que equivale a un 18 por ciento del uso total de vertederos en este estado. Los alimentos en los basureros se descomponen y liberan metano, un poderoso gas de efecto invernadero vinculado a los cambios climáticos.

Además, ese desperdicio de alimentos podría alimentar a la gente y no a los basureros si se usara en lugar de tirarse. En California, cerca de cinco millones de personas sufren de inseguridad alimentaria, careciendo de un acceso consistente a suficientes alimentos. Aproximadamente uno de cada ocho californianos experimentan hambre y uno de cada cinco de ellos son niños. 

La reducción en el desperdicio de alimentos requiere de una acción por parte de los participantes en el sistema alimentario. Mantente atento a la página de Twitter del Instituto de Políticas sobre Nutrición y las páginas de Twitter y Facebook de UC ANR durante la Semana para la Prevención del Desperdicio de Alimentos de UC ANR donde encontrarás, recursos, consejos e ideas sobre cómo prevenir el desperdicio de alimentos.

También puedes compartir tus ideas sobre cómo prevenir el desperdicio de alimentos participando en el reto fotográfico denominado Héroes por la Reducción del Desperdicio de Alimentos. Simplemente toma varias fotos que muestren la forma en que se desperdician los alimentos en tu casa, lugar de trabajo y comunidad y cuáles acciones o cambios estás llevando a cabo para reducir este desperdicio. Comparte tu participación vía redes sociales usando el hashtag #SaveTheFoodCA y etiqueta @SaveTheFood en Twitter y/o Instagram, o por correo electrónico enviando tus participaciones a SaveTheFoodCA@gmail.com. Incluye por favor tu localidad.

Para más información sobre la Semana para la Prevención del Desperdicio de Alimentos lee el artículo en inglés de Rose Hayden-Smith's en el UC Food Observer o el resumen noticioso del Instituto de Políticas sobre Nutrición titulado Research to Actiony ve el video de la vicepresidenta de UC ANR, Glenda Humiston.  

Aun unas pocas acciones sencillas contra el desperdicio de alimentos en California podrán tener un gran potencial en reducir el desperdicio de alimentos. Tus esfuerzos por convertirte en el Héroe de la Reducción de Alimentos esta semana y en el futuro, tendrán su impacto.

¡Gracias por ayudarnos a marcar una diferencia durante la primera Semana para la Prevención del Desperdicio de Alimentos!

Posted on Monday, March 5, 2018 at 12:35 PM

Next 5 stories | Last story

 
E-mail
 
Webmaster Email: jewarnert@ucanr.edu