Division of Agriculture and Natural Resources
Division of Agriculture and Natural Resources
Division of Agriculture and Natural Resources
University of California
Division of Agriculture and Natural Resources

ESPAÑOL

Pat Crawford de la UC habla sobre la obesidad infantil

In English.

El pasado 31 de mayo se celebró el inicio de la Novena Conferencia Bianual sobre Obesidad Infantil (9th Biennial Childhood Obesity Conference). Desde que fuera fundada hace 18 años por Pat Crawford, especialista de UC ANR, ha pasado a ser, de una pequeña reunión de investigadores, educadores y profesionales de la salud de California, a la reunión nacional más grande sobre el tema de obesidad/sobrepeso pediátricos.

Así que esta fecha parece ser el momento perfecto para revivir la conversación del 2015 con Rose Hayden-Smith, de UC's Food Observer y Crawford, actualmente directora principal de investigación del Instituto de Políticas sobre Nutrición de UC ANR (UC ANR's Nutrition Policy Institute). Tal como Pat lo dijo en su entrevista—

“La falta de un cambio es algo riesgoso. Los Estados Unidos – junto con México – posee las tasas de obesidad más altas en el mundo industrializado. Con estas tasas de obesidad infantil extraordinariamente altas, nos encontramos en el camino hacia índices de enfermedades crónicas que se incrementan como nunca antes, incluyendo no solo la diabetes, sino también enfermedades del corazón y algunos cánceres, lo cual está incrementando los costos por atención médica y reduciendo la productividad.

Aún más alarmante resulta el dato poco conocido de que el 23 por ciento de los adolescentes de este país padecen actualmente de pre diabetes o diabetes de acuerdo con la medida actual de las pruebas sanguíneas de nuestro estudio nacional más grande de la salud (NHANES, por sus siglas en inglés). Algo está seriamente funcionando mal en una sociedad como la nuestra en la que tantos niños están creciendo con un alto riesgo de padecer enfermedades que son prevenibles”.

Usted puede leer la entrevista completa en inglés en el UC Food Observer. También encontrará una historia reciente sobre 45 jóvenes promotores de organizaciones de todo California que se unieron a la conferencia de este año para aunar sus voces jóvenes a esta conversación vital.

Posted on Wednesday, June 21, 2017 at 3:29 PM

Visita a las granjas del Delta ofrece a los estudiantes de la UC una visión más amplia del sistema alimentario

In English.

“La alimentación de un 80 por ciento de las aves acuáticas depende de la agricultura”, dijo Dawit Zeleke (segundo de izquierda a derecha).

Becarios de la Iniciativa Alimentaria Global (GFI, por sus siglas en inglés) de la UC provenientes de los diferentes campus de la Universidad de California se reunieron para un viaje de estudios de primavera en el Valle Central, con el fin de aprender más sobre la relación entre los alimentos, granjas y el medioambiente.

El recorrido de todo un día, auspiciado por la División de Agricultura y Recursos Naturales de la UC, se inició en la granja cuyo objetivo es apoyar la vida silvestre de la fresca región del delta del río Sacramento-San Joaquín. Los becarios de la GFI también observaron un proyecto de restauración de un hábitat en LangeTwins Winery y el procesamiento de cerezas recién cosechadas en la planta empacadora Morada Produce. Los estudiantes concluyeron el día con un recorrido por un huerto de demostración y una charla de educación sobre nutrición en la oficina de Extensión Cooperativa de la UC, en Stockton. 

La presidenta de la UC, Janet Napolitano, quien junto con los 10 rectores de la UC lanzó la Iniciativa Alimentaria Global en el 2014, se reunió con los 17 becarios durante el almuerzo en  LangeTwins Winery.

“Iniciamos la Iniciativa Alimentaria Global hace varios años con el propósito de crear un camino un futuro alimentario sustentable y nutritivo para el planeta. Una meta pequeña y modesta”, dijo Napolitano, quien agregó que se siente entusiasmada de conocer sobre los proyectos de los becarios.

La presidenta Napolitano visitó a los becarios de la GFI durante el almuerzo.

Los becarios de la GFI trabajan en proyectos que oscilan desde incrementar la concientización sobre la producción de alimentos, hasta analizar los efectos del cambio climático en la polinización y realizar esfuerzos por hacer los suelos seguros para el cultivo de alimentos en áreas urbanas y convertir los desperdicios de comida en combustible para baterías.

El proyecto GFI de Ever Serna, estudiante de cuarto año de la UC Merced, es educar a sus compañeros universitarios acerca de dónde provienen los alimentos antes de llegar a la tienda de abarrotes.

“El recorrido me dio un entendimiento y apreciación más profundos sobre cómo se desarrollan y cultivan los alimentos”, mencionó Serna. “Yo creo que ahora cuando coma verduras y frutas, voy a ser más consciente de lo que como”.

Reid Johnsen, estudiante de doctorado en agricultura y recursos económicos de UC Berkeley, becario de la Iniciativa Global Alimentaria de UC ANR y participante en Estudiantes Graduados en el Programa de Extensión, trabaja con Extensión Cooperativa de la UC en el condado de Sonoma en el estudio de las preferencias de los rancheros en relación a diferentes estructuras de pago por servidumbre de conservación con el fin de compensarlos por los servicios que sus tierras han aportado al ecosistema.

“Poder observar la agricultura en acción hace una gran diferencia en mí, ver la manera en la que los cultivos son producidos y la variedad que existe”, señaló Johnsen. “La diversidad de los cultivos no es algo de lo que estaba consciente antes de participar en este viaje”.

 “Pensé que sería interesante ver muchos de los diferentes sistemas de producción agrícola”, indicó Bryn Daniel, estudiante de cuarto año de la UC Santa Bárbara y embajador de la GFI en el campus, quien además trabaja junto a estudiantes activistas en el acceso de los estudiantes a alimentos y asuntos relacionados a la seguridad en la vivienda.

Además, para conocer más sobre la producción de alimentos, el paseo les dio a los estudiantes una oportunidad de conectarse con compañeros de otros campus universitarios.

“Eso es lo que me gustó sobre la reunión de hoy, simplemente conocer a todos y llevar a cabo estas fantásticas conexiones”, manifestó Ryan Dowdy, estudiante de doctorado en la UC Davis, quien trabaja en la conversión de desperdicios de alimentos en células combustibles microbianas que producen energía.

“Creo que este programa y especialmente la beca, es realmente importante para los jóvenes científicos que se sumergen en este enorme tema de la alimentación global”, dijo Claudia Ávila, estudiante graduada de la UC Riverside, quien estudia los metales traza en los suelos agrícolas urbanos.

Aaron Lange (izquierda) explica que él plantó arbustos de baya del saúco para crear un hábitat para la amenazada carcoma de la baya del saúco del valle.

El secreto mejor guardado

Al darles la bienvenida a los becarios de la GFI de la UC, Glenda Humiston, vicepresidenta de la División de Agricultura y Recursos Naturales de la UC, señaló que “tengo la sensación de que muchos de ustedes no están familiarizados con nuestra división. Cuando viajo por todo el estado a diferentes campus, me siguen diciendo que somos el secreto mejor guardado, lo cual personalmente no creo que sea algo bueno". 

Humiston explicó que la investigación agrícola ha sido parte de la Universidad de California desde los comienzos de esta institución fundada en 1868 en Oakland, mediante la concesión de tierra.  UC ANR cuenta con investigadores en los campus de Berkeley, Davis y Riverside y asesores de Extensión Cooperativa de la UC en las oficinas condales, recordó la experta, agregando que “aquí en California, nuestros asesores tienen programas de investigación muy sólidos”.

Las granjas son hábitats de la vida silvestre

Michelle Leinfelder-Miles, asesora de cultivos del delta de Extensión Cooperativa de la UC, presentó a  Dawit Zeleke, director asociado de la granjas y ranchos de conservación para la Conservación de Recursos Naturales (The Nature Conservancy), quien explicó por qué cultiva 9,200 acres de maíz, tritical, papas, alfalfa y pastura de riego para mejorar el forraje para el hábitat de la grulla canadiense y otros animales silvestres de la isla Staten. La Conservación de Recursos Naturales se une a Extensión Cooperativa de la UC junto con el Servicio de Peces y Vida Silvestre de EUA, el U.S. Geological Survey, el Departamento de Recursos Hidráulicos de California, la Universidad del Estado de Oregón, la UC Merced y la UC Davis para estudiar la relación entre la agricultura y los recursos naturales.

La ruta migratoria del Pacífico para pájaros migrantes pasa sobre el delta. “Un 85 por ciento de las aves acuáticas dependen de la agricultura para alimentarse”, dijo Zeleke. Después de la cosecha de trigo, inundan los campos. “Deberían verlo en septiembre, octubre, noviembre y diciembre. Miles de pájaros y diez mil grullas usan este lugar como hábitat”.

Randy Lange (derecha) dijo que "nosotros reutilizamos el agua lo más posible”. El agua de desecho de la bodega es captada y usada para regar los viñedos.

La región Lodi

En camino al almuerzo, Paul Verdegaal, asesor de viticultura de Extensión Cooperativa de la UC, del condado de San Joaquín, describió la industria vitivinícola de la región de Lodi. Existen alrededor de 750 cultivadores, muchos de los cuales consisten en operaciones familiares pequeñas. Mientras que antes, de 10 a 15 acres solían ser el tamaño típico de un viñedo, la mayoría cuentan con 100 acres de superficie para poder ser sustentables y un miembro de lala familia trabaja fuera de viñedo. 

“La agricultura es un trabajo pesado y no existe una ingreso garantizado”, indicó Verdegaal.

Alrededor del 40 por ciento de la uva zinfandel de California se cultiva en la región de Lodi, pero hay una variedad de uvas de vino que se cosechan allí. 

Señalando por la ventanilla del autobús a un viñedo combinado con un cultivo de trébol carmín para cubierta, Verdegaal dijo: “tenemos interés en usar los menos químicos posibles y hacer uso de técnicas del programa para el manejo integrado de plagas”.

La separadora de racimos separa las cerezas suavemente.

Después de almorzar en LangeTwins Winery en Acampo, los becados de la GFI realizaron un recorrido por la bodega del viñedo junto con la cuarta y quinta generaciones de dueños del lugar, Randy Lange y Aaron Lange. Los Langes son miembros fundadores del Programa Lodi Rules, el cual ayuda a los cultivadores a producir uvas y vino en una forma que respeta el medioambiente, es socialmente sensible y económicamente costeable. Los dueños apuntaron hacia un conjunto de paneles solares, sobre la sala de prensado de uvas, que producen electricidad. Los Langes están plantando plantas nativas alrededor de la bodega para reducir la sedimentación, mejorar la calidad del agua y restaurar el hábitat de la vida silvestre a lo largo del rio Mokelumne.

Bing es la reina de las cerezas

Cuando los becarios de la GFI estuvieron de visita a finales de abril, la cosecha de la cereza dulce había apenas empezado en los huertos del área de Bakersfield y las cerezas eran empacadas y enviadas desde el condado de San Joaquín.

“Bordeada por la lluvia al norte y el calor al sur, la estación de cerezas dura solo entre ocho y 10 semanas”, manifestó Joe Grant, asesor emérito de granjas de Extensión Cooperativa de la UC para el condado de San Joaquín.

Morada Produce usa agua de desecho de la planta de procesamiento de cerezas para regar estos nogales, menciono Scott Brown (quinto de izquierda a derecha).

“Mientras tanto, la variedad Bing sigue siendo el principal sostén de la industria de cerezas de California debido a su excelente calidad comestible y transpiración”, dijo Grant, “la superficie de otras variedades de cerezas de mayor calidad y maduración temprana se ha incrementado en años recientes con el fin de extender la temporada de cosecha. Pero la Bing sigue siendo la reina”. Cuando se le preguntó sobre los efectos de los cambios climáticos en las cerezas, Grant explicó que las temperaturas más cálidas están reduciendo el número de horas frías del invierno, algo que las cerezas necesitan.

Los becarios vieron la fruta, que es pizcada a mano, ser procesada para su empacado en Morada Produce, una granja familiar en Linden que también cultiva nueces, chiles y cebollas.

“Mantener las frutas y verduras fría es la clave para mantener su calidad”, señaló Scott Brown, gerente de producción de Morada, mientras que los becarios observaban caer la lluvia de agua fresca sobre las recién pizcadas cerezas dulces. Las hojas y tallos que flotaban por encima eran removidos cuando los racimos rojos se deslizaban en el agua de la separadora de racimos, que hace esta función suavemente dejando cerezas individuales. Las cerezas, que se mueven por la planta flotando suavemente en el agua, son clasificadas por tamaño y calidad en estas instalaciones altamente mecanizadas. Expulsores de aire escupen las frutas rechazadas, así que solo el 70 por ciento logra llegar a una caja de empaque. 

“Las fruta que es pizcada el lunes es empacada el martes y enviada a Corea, Japón, Australia y otros mercados de exportación para que sean consumidas el viernes”, añadió Brown.

Los becarios estaban fascinados de ver que los pasos que se toman para garantizar la alta calidad de las cerezas son mantenerlas frías, clasificarlas y empacarlas para su envío a tiendas y consumidores. 

“Es mucho más complicado de lo que sabía”, comentó Jess Gambel, estudiante de doctorado en la UC San Diego, quien estudia los efectos del cambio climático en la polinización de las plantas de calabazas.

Jardinería sustentable

El recorrido culminó con una visita a la oficina de Extensión Cooperativa de la UC en Stockton y una charla sobre los programas UC CalFresh y Expanded Food and Nutrition Education Programlos cuales ayudan a los californianos de bajos recursos a obtener una alimentación adecuada y seguridad alimentaria, seguidos de un recorrido del huerto de demostración que mantienen los voluntarios del Programa Jardinero Maestro.

El graduado de la UC Berkeley, Sarick Matzen, lee sobre las coloridas plantas del jardín que atraen a las abejas, mariposas y otros polinizadores.

“Existen más contaminantes en los escurrimientos urbanos que en los agrícolas”, dijo  Karrie Reid, asesora de paisajes y horticultura de Extensión Cooperativa de la UC en el condado de San Joaquín. Reid describió la forma en la que ella y los jardineros maestros de la UC trabajan junto con jardineros comunitarios para reducir el uso de pesticidas y agua e hizo notar que una lista de plantas denominada Water Use Classification of Landscape Species (Clasificación de especies para paisajes de acuerdo a su uso de agua) está disponible para ayudar a los jardineros en la selección de plantas para el paisaje. Esta lista está basada en estudios realizados por la UC.

“Como científico del suelo, realmente aprecio el recurrente énfasis que le da al suelo como cimiento de la agricultura”, indicó una estudiante de doctorado de UC Berkeley y becaria de la GFI para el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley. “Desde hablar con el operador agrícola de Conservación de Recursos Naturales sobre la forma en que están conservando carbón en esos suelos y llevando a cabo el manejo de los pantanos, a escuchar acerca de las propiedades especiales de los suelos arenosos limosos en esta parte del país y hablar con la gente de Jardinero Maestro sobre temas acerca de la contaminación de suelos”.                      

Esta es la tercera clase de becarios de la GFI. Los estudiantes y graduados becarios, representando a todos los 10 campus de la UC, más la División de Agricultura y Recursos Naturales de la UC y el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, han ayudado a impulsar los esfuerzos de la Iniciativa Alimentaria Global de la UC de alimentar de manera sustentable y nutritiva a la creciente población mundial mediante el trabajo en proyectos sobre alimentos e incrementando la concientización sobre este importante tema.

La presidenta Napolitano (centro con chaqueta azul) se reunió con los becarios de la GFI en Lange Twins Winery durante el recorrido agrícola.
Posted on Tuesday, June 20, 2017 at 9:17 AM
  • Author: Pamela Kan-Rice. Adaptado al español por Leticia Irigoyen.

¡Plátanos!

In English.

¿Sabía que el árbol de plátanos no es en realidad un árbol? Es un bulbo gigante y perenne que alcanza la madurez en menos de un año, produciendo una flor que se convierte en un enorme racimo de plátanos. Aprendí esto de los cultivadores de plátanos mientras visitaba la sede de los plátanos orgánicos en República Dominicana, el mes pasado.

Fui invitada al proyecto Farmer to Farmer (De granjero a granjero) de US AID para pasar un par de semanas como voluntaria en República Dominicana, trabajando principalmente con la Cooperativa Banelino. Banana es una compañía de productora y exportadora de plátanos conformada por aproximadamente 320 productores, en su mayoría de baja escala, pertenecientes a la sección noroeste del país, cerca de la frontera con Haití. Todos los productores están certificados o en busca de un comercio orgánico justo o certificaciones de Global Gap.

(Fotografía: Roberta Almerez)

El ochenta por ciento de los plátanos cultivados por Banelino son certificados como orgánicos y la mayoría de ellos reciben dicha certificación bajo la clasificación de comercio justo. El principal destino de importación para los plátanos certificados de República Dominicana es Europa.

Los cultivadores se han visto impactados por los problemas de cambios climáticos, incluyendo fuertes vientos, sequías más frecuentes e intensas y temperaturas récord altas. Mi asignación, basada en mi trabajo como coordinador de agroturismo de Extensión Cooperativa de la UC, era ayudar a Banelino a evaluar el potencial para el desarrollo de un agroturismo exitoso con el fin de diversificar sus ingresos y ayudarles a sobrevivir en tiempos difíciles.

Al igual que los granjeros de todo el mundo, los productores de plátanos Banelino tienen una historia que compartir con los visitantes. Parte de esta historia es la fascinante revelación del ciclo anual de crecimiento de la planta de plátanos; la otra parte de la historia es sobre la comunidad. Yo aprendí el verdadero significado de las palabras "comercio justo". Con el ingreso suplementario o agregado, que Banelino recibe vendiendo a través del programa de comercio justo, la compañía puede proveer escuelas, clínicas y otros programas sociales para los cultivadores de plátanos y las familias de los trabajadores. Visitamos escuelas y hablamos con los maestros, observamos clases de primaria más chicas que la mayoría de las clases en California, con niños enfocados en aprendizaje. Visitamos una escuela para estudiantes con necesidades especiales financiada con el ingreso proveniente del comercio justo de Banelino, tan moderna y bien equipada que sería la envidia de la mayoría de los maestros de educación especial de California. Cuenta con un colorido salón de arte y una panadería a baja escala completamente equipada, con batidoras y hornos, como parte de un programa de capacitación para los jóvenes de más edad.

Escuela primaria Banelino. (Fotografía: Roberta Almerez)

Por otra parte, al igual que otros granjeros alrededor del mundo, los cultivadores de Banelino se enfrentan al reto de desarrollar un programa para atraer visitantes que paguen por recorrer las granjas y conocer sus historias. Ellos necesitarán crear letreros y folletos en varios idiomas para sus visitantes y trabajar con un profesional de mercadotecnia local para desarrollar un sitio Web y una campaña de mercadeo en las redes sociales. Tendrán que analizar sus costos y el precio para el recorrido para que no pierdan dinero en el esfuerzo y necesitarán conectarse con la comunidad turista local y ser incluidos en las guias para visitantes y mapas turísticos. Igualmente, necesitarán ofrecer recorridos de familiarización a los agentes de viajes, líderes de recorridos y personal hotelero para que los recomienden a los visitantes de los centros turísticos playeros localizados a tres horas por carretera. Tendrán que trabajar con la asociación hotelera local para crear un itinerario atractivo para visitantes de la región –con suficientes atracciones para que los visitantes pasen la noche en los hoteles – para justificar el traslado de tres horas por carretera.

Al igual que los granjeros de todas partes que están considerando el agroturismo, los cultivadores de plátanos Banelino serán muy pronto parte de la industria hospitalaria. Cuentan con una maravillosa historia que compartir sobre una comunidad trabajadora y cariñosa. Por favor, búsquelos si visita Republica Dominicana.

(Fotografía: Roberta Almerez)
Posted on Tuesday, May 23, 2017 at 7:46 PM
  • Author: Penny Leff. Adaptado al español por Leticia Irigoyen.

Arcoíris de variedades de granadas con un gran potencial

In English. 

Casi todas las granadas cultivadas en Estados Unidos pertenecen a una variedad: la wonderful. John Chater, un estudiante de doctorado de la Universidad de California en Riverside, desea cambiar eso.

A él le gustaría ampliar la variedad de granadas disponibles para que alguien que va al supermercado pueda, como con las manzanas, comprar variedades de granadas que varíen en dulzura, dureza de las semillas, sabor y color.

Con ello en mente, Chater ha dedicado los últimos cuatro años a investigar el potencial comercial de 13 variedades de granadas y a producir nuevos tipos.  

El experto cuenta con pruebas de campo en Riverside y Somis, justo al este de Ventura, para poder evaluar la diferencia entre los climas costero y desértico. También analiza el jugo de las diferentes variedades con respecto a su calidad.

Preliminarmente, Chater, quien es parte de la beca de la Iniciativa Global Alimentaria de la Universidad de California del 2016, ha identificado siete variedades de granadas que tienen un potencial de comercializar su jugo. Tres de ellas - Blaze, Phoenicia y Purple Heart – fueron producidas por su abuelo, quien era mecánico en un hospital pero desarrolló el culto observado entre cultivadores de frutas en California por crear nuevas variedades de granadas.

He aquí algunas de las ventajas y desventajas de cada variedad comparadas con la wonderful: 

Al Sirin Nar: fruta grande con semillas duras, cáscara suave y arilos grandes. Con su jugo agridulce, puede ser útil para aplicarse en zumos. Puede ser que las semillas sean muy duras como para venderse como fruta entera.

Blaze: fruta de tamaño mediano, con un jugo más dulce que agrio. La fruta es similar a la variedad wonderful. Puede cultivarse en la costa y desierto. Tiene potencial para ser vendida como fruta entera.

Desertnyi: fruta de semilla blanda, tamaño mediano con calidad ornamental. Contiene un sabor delicioso y balanceado que ha sido descrito como parecido a los cítricos. Pareciera que los árboles necesitan de una espaldera o porta injertos para su producción comercial.  Tiene potencial de ser vendida como fruta entera.

 

Parfianka: variedad de semillas blandas con un sabor de agridulce a dulce. De crecimiento muy precoz en el campo, tanto en la costa como en el desierto. Esta variedad es favorecida internacionalmente por su sabor refrescante y semillas blandas. Tiene potencial de ser vendida como fruta entera.

Phoenicia: fruta grande con semillas medianamente a muy duras. Las frutas son multicolores con semillas amarillas, rosas y rojas. Sabor agridulce con una acidez que los consumidores disfrutan. Al parecer la fruta se mantiene en buen estado en almacenamiento.

Purple Heart: fruta roja de tamaño mediano con un jugo y arilos de color rojo oscuro. La fruta y el jugo son similares a la variedad wonderful. Se vende como sharp velvet en el viñedo Dave Wilson.

Sakerdze: fruta grande, con semillas duras, cáscara suave y arilos grandes. El jugo es agridulce. El color de la fruta puede ser entre rosada y roja.

Posted on Tuesday, May 2, 2017 at 6:48 AM
  • Author: Sean Nealon. Adaptado al español por Leticia Irigoyen.

Científicos de ANR de la UC ayudan a la incipiente industria del aguacate de Tanzania

In English.

Los dedicados cultivadores y la labor investigativa de la Universidad de California han hecho de los aguacates de California una historia de éxito. Como parte de la Iniciativa Alimentaria Global de la UC, la cual está canalizando recursos de la UC a los esfuerzos por alimentar de manera sustentable a la creciente población mundial, la experiencia con el aguacate de California puede ayudar a aliviar la inseguridad alimentaria y pobreza en el extranjero.

Dos especialistas de Extensión Cooperativa de la UC descubrieron una forma de hacerlo en Tanzania, África, donde el 69 por ciento de la población vive por debajo del nivel de pobreza y un 16 por ciento de los niños menores de cinco años sufren de desnutrición. En marzo del 2017, el especialista en bio control de la UCCE, Mark Hoddle y la especialista en cultivos subtropicales de la UCCE, Mary Lu Arpaia, viajaron hasta el este de la nación africana para ayudar a los cultivadores con su incipiente industria de aguacates.

Mary Lu Arpaia inspecciona aguacates producidos localmente que se venden en un puesto a la orilla del camino. (Fotografía: Mark Hoddle)

A finales del siglo 19, los misioneros alemanes introdujeron los aguacates a Tanzania cuando fue colonizada por esa nación europea. Alemania perdió su influencia sobre el país africano tras la Primera Guerra Mundial, pero los enormes árboles de aguacate no comerciales siguen creciendo en el paisaje local.

Recientemente, los intentos por cultivar de manera comercial la popular variedad de aguacate Hass están ganando fuerza.

Ante la proximidad con el mercado europeo hambriento por aguacates frescos, la compañía Rungwe Avocado plantó 250 acres de la variedad Hass en las zonas montañosas alrededor de Mbeya cerca del lago Malawi, el cual delinea la frontera del suroeste de Tanzania con Zambia y Malawi. Para poder producir al nivel que haría práctica la exportación a Europa y apoyar a los residentes rurales con una opción empresarial viable, aproximadamente 3,700 pequeños agricultores terratenientes, conocidos como subcontratistas, fueron reclutados para cultivar aguacates. Ellos manejan pequeñas parcelas que pueden ser tan pequeñas como 20 árboles hasta superficies más grandes con más de 200 árboles; las granjas participantes se localizan a una elevación de 1,200 a cerca de 6,000 pies.

La reunión con subcontratistas de aguacates en Tanzania.

Sin embargo, esta incipiente industria está experimentando desafíos en su producción, provocando que la compañía contactara a Extensión Cooperativa de la UC. Académicos, especialista y asesores de la UC han conducido investigaciones acerca de los aguacates Hass durante décadas en California y trabajando en estrecha colaboración con los agricultores para ampliar la información que ha apoyado el desarrollo de una industria de alto rendimiento, con árboles que producen frutos de alta calidad, valorados en más de 400 millones de dólares al año.

 “Uno de los objetivos de la Iniciativa Alimentaria Global es desplegar las mejores prácticas investigativas y de extensión de la UC para abordar el principal desafío de mejorar la producción alimentaria”, dijo Arpaia. “Por eso fuimos a Tanzania”.

Hoddle y Arpaia visitaron a los cultivadores, técnicos de extensión, gerentes de las empacadoras y expertos en logística. Identificaron los desafíos que enfrenta la industria del aguacate en cuanto a producción, manejo de plagas y frutos.

“La situación en Tanzania es bastante diferente a la de California y también diferente comparada con Centro y Sudamérica, donde también trabajamos con problemas relacionados con la producción de aguacates”, manifestó Hoddle. “Pero identificamos problemas familiares que afectan la administración para los cuales existen soluciones”.

Mark Hoddle comparte algunos insectos con niños que se muestran interesados en una huerta de aguacates en el distrito Rungwe en Tanzania. (Fotografía: Mary Lu Arpaia)

Hoddle examinó, en Tanzania, los árboles de aguacate y sus frutos y recogió especímenes de insectos. Dijo que el daño causado por los insectos era mínimo en el momento de su visita de una semana.

“Eso me sorprendió debido a la biodiversidad de insectos en África”, señaló el experto. “Había muy poca evidencia de hojas consumidas. Había alguna evidencia de daño en los frutos causado por insectos alimentándose de la cáscara, no parece que tienen el gorgojo perforador del fruto u orugas que vemos comúnmente en partes de México, Centro y Sudamérica”.

Un asunto crítico es extender la información entomológica a las granjas de la periferia para mejorar su habilidad para identificar y manejar a los insectos benéficos y plagas del cultivo.

“No cuentan con los lentes de aumento, los viales para muestras y cajas para insectos que por lo general usamos para la identificación de insectos”, manifestó Hoddle. “Les enseñé mi navaja Leatherman, la cual puede ser usada para cortar el fruto y detectar el daño. Ellos necesitan de estas herramientas básicas”.

Siendo una experta en la post cosecha, Arpaia pudo identificar distintas maneras para mejorar las prácticas de recolección, manejo, almacenamiento y transportación que pueden dar como resultado la llegada de fruta de alta calidad a Europa.

Los dos científicos elaboraron un informe, el cuan enfatiza la necesidad de proveer a los cultivadores de la periferia con equipo básico e información agronómica.

“Queremos ayudarles a ser mejores agricultores de aguacates, para que la cosecha pueda contribuir a la economía del país”, dijo Arpaia. “El impulsar esta industria también dará a al pueblo de Tanzania la oportunidad de agregar los aguacates nutritivos a su alimentación”.

Mary Lu Arpaia documenta fotográficamente la morfología de los aguacates en Tanzania
Mark Hoddle y técnicos en la extensión del aguacate examinan e identifican insectos recogidos en una huerta de aguacates en el distrito de Rungwe en Tanzania. (Fotografía: Mary Lu Arpaia)
Posted on Friday, April 28, 2017 at 9:21 AM
  • Author: Jeannette E. Warnert. Adaptado al español por Leticia Irigoyen.

Next 5 stories | Last story

 
E-mail
 
Webmaster Email: jewarnert@ucanr.edu